Mi Cajera Particular

Mi Cajera Particular

Diary / Mi Cajera Particular

Esto sucedió hace ya varios años, en mi trabajo, como anteriormente les había mencionado, tengo que capacitar a bastante personal, de diferentes áreas, en esta ocasión me toco capacitar a los cajeros, entre quienes estaba una preciosa niña, con quien ya me llevaba bien, pero no había pasado de haber una amistad entre nosotros.

Ella es bajita, pero muy alegre, su carita es redonda, pero muy bonita, de tez blanca, cabello corto, castaño muy claro, unos pechos regulares, redonditos, unas piernas muy sabrosas y unas nalgas duritas y paraditas, no sé sus medidas pero me imagino que deben ser 90-70-92.

Pero bueno, todo sucedió así, con los cajeros tuve dos días de capacitación, había como 16 personas en esa ocasión, a la mayoría ya los conocía, el curso comenzó a las 9 de la mañana del jueves, a Caro, mi preciosa cajera, le gusta vestir ajustado, pues hace que se vea mejor y mas sabrosa. Así es que ese día llevaba puesto un traje sastre, de pantalón, pero de una tela que se pegaba a su cuerpo y hacia resaltar sus curvas.

Como era con quien mejor me llevaba, pues era a quien más atención le ponía, bueno salimos a comer, todos juntos, nos conocimos mejor, regresamos al curso y al terminar, algunos querían salir a tomar una copa o algo así, pero como al siguiente día teníamos curso, quedamos de acuerdo en que lo dejaríamos para el siguiente día, viernes.

Al siguiente día, todos llegaron a tiempo, y Caro llevaba una minifalda, que además de ser muy corta, estaba muy ajustadita, se sentó frente a mí y por debajo de la mesa, podía ver sus hermosas piernas pues no traía medias, tenia un panorama divino, tanto que comencé a desearla mas y mas, ella se dio cuenta y cuando no la veían los demás, separaba las piernas un poco, dejándome alcanzar a ver un triangulito blanco al fondo y cubierto por la penumbra que hacia su falda.

A la hora de la comida, aproveche para decirle que me había gustado mucho la sesión de la mañana, sobre todo por la vista que tenia, por lo que sin esperar respuesta, le dije que en la noche teníamos que salir y que no me iba a dejar plantado, a lo que ella acepto.

Regresamos al curso y todo mejoro, pues ahora, Caro ya abría sus piernas cada vez que no la veía nadie mas que yo, me excito tanto que tuve que permanecer sentado un buen rato, para que no se dieran cuenta los demás que tenia la verga tan parada, así se llegamos a un descanso, domo a eso de las 5:30, el cual aproveche para ir al baño y sacarme la verga un momento, pues ya me apretaba, después recordé que tenia que avisarle a mi novia que no podría llevarla, o si lo hacia, tendría que ser rápido pues tenia que regresar a terminar unas cosas.

Me dirigí a verla y esta en su lugar, al verme, se levanto y me beso, pues no la había visto desde en la mañana, antes de empezar el curso, pues había ido por ella, después del saludo efusivo, le dije que tendría que llevarla rápidamente y regresar, ella me pregunto porque, pero le dije que tenia que revisar las evaluaciones del curso, porque mi jefe necesitaba revisarlas. Así es que acepto.

Al terminar el curso, le dije a Caro que me esperara con los demás en el hotel, que pasaría por ellos en una hora, ella acepto y fui rápidamente por mi novia, salimos y la lleve a su casa, me despedí rápidamente con un beso y un apretón, como diciéndole que quería quedarme para hacerle el amor, pero me despedí y me fui.

Llegue al hotel y algunos ya estaban en el lobby, esperando, pero no vi a Caro, lo que me desilusiono, sin embargo, no sé que cara pondría, porque uno de los muchachos me dijo que ella, había subido con Lorena a su habitación, eso me hizo estar bien, nuevamente, esperamos unos minutos mas y llegaron todos, Caro se veía espectacular.

Algunos ya se habían adelantado y pues solo faltábamos nosotros 5, así es que subimos al coche, obviamente Caro, de mi copiloto y los demás atrás, al ayudarla a subir, me dejo ver una vez mas ese triangulo celestial y al ir a cerrar la puerta, note que dejo colgando su suéter, por lo que al levantarlo, aproveche para acariciar su pierna.

Llegamos a bar donde nos estaban esperando los demás, estuvimos tomando, bailando, cotorreando y yo por supuesto, todo eso lo hice con Caro, aunque en algunas ocasiones también baile con Lorena y con Sara, eran como las 12 de la noche, cuando dijeron que ya se querían ir, pues no todos estaban tan entretenidos como yo.

Así es que los que llegaron conmigo, se vinieron conmigo para que les diera un aventón, de los 4 que venían, Caro y Gaby, no estaban en el hotel, pues ellas son de la ciudad, por lo que pasamos a dejar a los otros dos al hotel y después, les dije a Caro y a Gaby que las llevaría, pero aunque Caro vive antes que Gaby, les advertí que primero iríamos a dejar a Gaby, para no regresarme solo todo el camino y las dos aceptaron.

Como Gaby iba sentada atrás y estaba oscuro, además de que estaba algo mareada, e inclusive, al parecer se durmió un rato, Caro y yo, comenzamos a jugar, cada vez que cambiaba de velocidad, estiraba mis dedos para acariciar su pierna y ella la acercaba mas y mas, hasta que en los semáforos, comencé a poner mi mano completa, sobre sus piernas y ella respondió con lo mismo.

Llegamos a la casa de Gaby y voltee para despertarla y al estirarme para moverla un poco, me encontré con una piernas que se sentían muy suaves, me imagino que por el ajetreo del coche, aunque no llevaba minifalda, se le había subido hasta arriba de medio muslo y al no despertar con el primer movimiento, volví a bajar mi mano, acariciando ahora su entrepierna, esta vez si despertó y me tomo la mano, acercándosela a su braguita, por lo que me estire un poco mas, diciéndole a Caro que no se despertaba.

Me levante un poco del asiento para alcanzar mas atrás y mi mano llego hasta sus nalgas, pasando por entre sus piernas, fue entonces que Caro se levanto, para despertarla, por lo que tuve que sacar rápidamente mi mano y Gaby se levanto, como si nada hubiera pasado.

La dejamos y nos fuimos con rumbo a casa de Caro, sin embargo en el camino, comenzamos nuevamente a jugar, por lo que me detuve en una calle poco transitada apague las luces y ....

Acercándola a mí la bese, abrazándola, revolviendo su cabello, mientras con la otra mano, acariciaba sus piernas, desde sus rodillas subiendo por sus muslos, levantando su faldita y sentía como su mano sobaba mi verga sobre el pantalón.

Así es que mi mano continuo subiendo, ahora por su entrepierna y llegando hasta sus braguitas, que ya estaban algo húmedas, comencé a frotarla por encima, sin dejar de besar sus labios, paseando mis manos sobre su cuerpo, una mano sintiendo la tersa piel de sus muslos, rodeando lentamente sus nalgas desde la parte baja, subiendo poco a poco, mientras la otra mano acariciando su cuello, bajando por su espalda y rozando sus exquisitos pechos, aun sobre su blusa.

De repente, pasan unos coches a nuestro lado, los que nos interrumpen y la ponen un poco nerviosa, por lo que le digo que la llevare a un lugar donde podamos estar más tranquilos y continuar disfrutándonos, enciendo el coche y me dirijo aun un hotel, al que finalmente llegamos, entramos y subimos rápidamente a una habitación.

Al entrar, decido no encender la luz, las cortinas estaban abiertas y entraba luz de la calle, solo enciendo la lámpara del buró y cierro las cortinas, regreso rápidamente hasta ella y me siendo en la orilla de la cama, jalándola hacia a mí, meto mis manos debajo de su faldita y bajo sus braguitas hasta sus rodillas, acariciando sus muslos suavemente, acerco mi cara a ella y comienzo a aspirar el dulce aroma que sale de su entrepierna. Me inclino un poco y meto mi cabeza debajo de su falda, comenzando a subirla para con mi lengua alcanzar su delicioso monte, oculto por la semioscuridad de la habitación, mientras mis manos acarician sus nalgas, apretujándolas contra mi cara, mi nariz entre sus vellos tratando de seguir aspirando su perfume, mientras mi lengua se abre paso a través de esa espesa selva de vello que aunque esta perfectamente delineado, es abundante, por fin mi lengua encuentra ese precioso botoncito oculto y comienzo a lamerlo, rodeándolo con mi lengua, hasta que lo alcanzo completamente y puedo darle unos deliciosos chupetones que la hacen estremecer, ya podía saborear su delicioso néctar que humedecía sus labios vaginales, ummmm, ahora ya una mano continuaba acariciando y apretando sus nalgas contra mi, mientras la otra comenzaba a subir sobre su vientre, buscando sus deliciosos pechos.

Me Estire un poco para pasar mi mano por su espalda, para liberarla del sostén, dejando así libres sus hermosos pechos y así poder acariciarlos, rodeando todo su contorno, frotándolos, presionando sus pezones uno a uno, poniéndolos mas duros y paraditos, así llego al primer orgasmo de la noche, eran como las 2 de la mañana, cuando recibí en mi boca el jugo ardiente que escurría de su sexo.

porno gratis
porno bengala
porno mineiro
porno carioca
porno doido
sexoquente
xvideos
xnxx
pornhub
redtube
sambaporno
porno brasileiro
sexo anal
lesbicas
filme porno
sexo gay
amadoras
porno caseiro
bucetas
novinhas
bundas
coroas gostosas
putaria
safadas
boa foda
loboporno
porno portugues
youporn
brasileirinhas
incestos

Para ese momento mi verga estaba lista para envestir, ardiendo, dura y extendida, por lo que termine de bajar sus braguitas y deje caer su falda, le quite su blusa y tire al piso su sostén, quedando completamente desnuda frente a mí, ahora podía admirar todo su cuerpo, que realmente se veía impresionante, comencé a acariciar todo su cuerpo, a sentir toda su piel de arriba abajo.

Ella comenzó a abrir mi camisa y a acariciarme el pecho, acercándose a besármelo, mientras mis manos no dejaban de acariciarla.

Después bajo sus manos para desabrochar mi pantalón y bajar la bragueta, frotando mi verga sobre la tanga que llevaba y que ya no la cubría, fue entonces cuando me levante para bajarme todo, quedando únicamente con mi camisa, abierta, pero con mi verga frente a su carita.

Al momento de verla así de cerca, se arrodillo para estar cómodamente frente a mi verga y tomándola con sus dos manos, comenzó a besarla, primero tomo la punta con una mano, levantándola mientras con la otra mano, comenzó a sobarme los testículos y se acerco para besarme desde abajo, al ir subiendo, su lengua la llevo a la unión de mis testículos con mi verga y trato de meter ahí su lengua, como queriendo separar mi verga, después sin soltar mi verga de la punta, con su otra mano comenzó a frotarla de arriba abajo, paseando su lengua por mi falo, mojándolo por completo.

Sentía como su lengua recorría cada milímetro de mi verga, hasta llegar al glande donde comenzó a dar unos ricos chupetones, para después empezar a devorarla por completo, metiendo y sacándola, mojada, por lo que la tome de la cabeza y comencé a ayudarla, empujando, hasta que sentí que estaba a punto de venirme, por lo que la detuve, volteándola para tumbarla sobre la cama, boca arriba separando sus piernas y levantándolas por encima de mis hombros.

Tenia una vista maravillosa, así es que acomode mi verga sobre su rajita y comencé a frotarla muy rico, pasando mi todo el largo de mi verga, frotando la punta del glande sobre su clítoris, mientras mis manos, tomaban sus pezones, apretándolos y estirándolos, así pasamos unos minutos, después, tomo mi verga con su mano y la condujo hacia la entrada de su cuevita, estaba ardiendo y mojadísima, por lo que mi verga, dura y extendida a su máximo, encontró fácilmente la entrada, clavándose inmediatamente.

En ese momento me empuje, para penetrarla hasta el fondo, sintiendo como, se mojaba y se apretaba mi verga, con cada centímetro que entraba en ella, al sentir como se abría su vagina, ante la inminente entrada de mi verga, ella se estremeció, por una combinación de dolor y placer, así comencé a meter y sacar mi verga.

Sentía como el fuego de su sexo, cubría por completo mi verga, sentía como sus contracciones, trataban de exprimirla, hasta que no aguantamos mas y ella grito con el placer del orgasmo, mientras yo estallaba dentro de ella, comenzando a escurrir mi leche después de llenar su cuevita, cada vez que salía mi verga, podía ver mis jugos y sus jugos mezclados, lubricando su vagina y mi verga.

Así levante sus piernas por encima de mí, juntándolas, para poder ver mi verga, prisionera de su deliciosa vagina, desapareciendo dentro de ella. Así me quede, disfrutando de estar dentro de ella, hasta que la acomode de lado, tratando de no sacar mi verga, me recosté sobre la cama, besando sus pies, pero con mi verga dentro de ella, así nos quedamos dormidos, hasta la mañana siguiente, para entonces mi verga ya esta fuera de ella y solo quedaba darnos un buen baño y llevarla a su casa, pues seguramente la estaría esperando su novio.